Cómo limpiar las paredes lisas

By
In Noticias

Siempre es bueno renovar la pintura de tus paredes cada cierto tiempo, pero no lo podemos hacer con demasiada frecuencia. Lo que si podemos hacer, y además es recomendable (porque en ellas se acumula mucho polvo y suciedad), es limpiar nuestras paredes más o menos tres veces al año para que luzcan bonitas y para mantener la pintura en buen estado.

A continuación te explicamos cómo limpiar una pared lisa de forma adecuada y sencilla:

  • Lo primero que tienes que tener en cuenta es qué tipo de pintura tiene la pared, si es al agua o no.
  • Antes de comenzar a limpiar, te recomendamos que forres el suelo con periódico, y que tapes los muebles con plástico o una sábana vieja para evitar posibles desperfectos o accidentes.
  • El siguiente paso es quitar el polvo de la pared. Para ello, y con la ayuda de un plumero, trapo, o cepillo de cerdas suaves, debemos de limpiar de arriba hacia abajo. También podemos usar una escoba o aspiradora para limpiar en profundidad y quitar -si hay- alguna telaraña.
  • Lo más recomendable y cómodo es realizar la limpieza por tramos, y siempre de abajo hacia arriba. De esta forma evitarás algún chorretón que deje manchas en la pared. También es recomendable secar inmediatamente las zonas húmedas para evitar que se queden manchas.
  • Para quitar manchas de aceite lo mejor es limpiarlas con agua caliente, detergente o lavavajillas, y un chorrito de amoniaco. Para ello, podemos emplear una esponja suave y realizar movimientos circulares sobre la mancha. Después debemos de enjuagar bien con agua tibia la pared, y secarla con un paño limpio.
  • Si la pared no presenta manchas, sino que simplemente queremos hacer una limpieza general, podemos lavarla con agua tibia y un poco de jabón líquido. Después, debemos de aclararla bien con agua limpia y secarla con un paño.
  • Para manchas muy resistentes que no conseguimos eliminar con agua y jabón, podemos disolver 100 gramos de bicarbonato de sodio en 4 litros de agua (mezcla aproximada), y aplicarlo sobre la mancha realizando movimientos circulares. Después debemos de aclararlo bien con agua tibia y un paño limpio.
  • En paredes blancas, podemos comprar una “esponja especial” que es capaz de eliminar la suciedad en cualquier superficie. Si no queremos comprar esta esponja, o no la encontramos, podemos utilizar una esponja normal siempre y cuando ésta no sea de ningún color (ya que si tiene color puede dejar manchas sobre la pared). Posteriormente mezclamos agua con jabón líquido, y lavamos la pared con movimientos suaves y circulares, para despúes secarla con un paño.

 

mirror-2158034_1280

Recommended Posts

Leave a Comment